El topónimo o nombre de lugar de Pedraza parece provenir del vocablo greco-latino “petra” o piedra, al que se añade el sufijo “aza” de abundancia, lo que nos daría un significado de “lugar abundante en piedras o predajero”. Lo “de Campos” ya se sabe que es un anexo localizador utilizado desde el siglo XIX.

Ya en la documentación histórica de 1112 se recoge que el rey Alfonso VIII donaba al hospital de San Antolín todas las posesiones reales que poseía en la villa de “Petraza”.

A finales del siglo XVI, el monarca Felipe II, en un intento de acaparar dinero para la maltrecha economía real, intentó vender esta villa de Pedraza a lo que se opuso fuertemente el Cabildo palentino debido a las ingentes aportaciones de rentas que esa villa venía haciendo a eses hospital de San Antolín. Por ello, la villa no sería enajenada, quedando anexionada a esa institución hasta fechas recientes.

El término de Pedraza se encuentra a caballo entre Tierra de Campos y los alcores. Poseía ese término una localidad, ya despoblada desde el siglo XI que advocaba en su iglesia a San Salvador. Como remembranza permanece en pie y ya recuperada por los propietarios de una finca, una pequeña ermita dedicada asimismo al Salvador.

En los alrededores del casco urbano de Pedraza de Campos aún se pueden admirar algunos bellos modelos de los tradicionales palomares de esta zona.

Pedraza de Campos disponía de 728 habitantes a mediados del siglo XIX, de 602 en 1900, de 459 en 1930 de 446 en 1960 y de tan sólo 162 en 1991 y de 106 en 2006.